Sesión #4: Potenciar la Competitividad del Agro: La bioeconomía y la re-industrializacion sustentable de ALC.

Resumen de la sesión

La bioeconomía – entendida como el conjunto de sectores que usan recursos, procesos y/o inteligencia biológica para la producción sustentable de bienes y servicios[1]- está siendo crecientemente aceptada como una visión para el desarrollo sustentable, indispensable para la implementación de la economía circular[2], y que puede contribuir de manera significativa al logro de los nuevos objetivos para el desarrollo, recientemente sintetizados en la Agenda 2030[3]. Es una visión de la sociedad menos dependiente de los recursos fósiles para suplir su demanda de alimentos, energía y  materias primas y productos industriales, en la que la biomasa producida de forma sostenible desempeña un papel fundamental. Es una respuesta a desafíos globales emergentes y convergentes de (i) atender las demandas de una población creciente al 2050, (ii) restricciones en cuanto a la disponibilidad de recursos naturales –tierras, agua, biodiversidad – para fines productivos,  y (iii) reconocer y revertir los impactos del cambio climático. Lo que resalta es que la viabilidad “business as usual” – la organización económica y social con base en los recursos fósiles y su transformación en la base de la matriz energética e industrial actual – puede ser cosa del pasado, o en el futuro cercano. Esto, agregado a innovaciones de ruptura del lado de la ciencia y la tecnología (biotecnología, nanotecnología, TICs, ingenierías), está impulsando el desarrollo de los nuevos productos y cadenas de valor que componen la bioeconomía.

Esto ya está ampliamente reconocido a nivel internacional, y en un importante número de países – desarrollados y en desarrollo – el tema de la bioeconomía ha dejado de ser una discusión dentro del área de ciencia, tecnología e innovación para ser reconocida como una estrategia clave para la implementación de la economía circular.[4]

En este contexto, ALC es una región estratégicamente posicionada para beneficiarse de la emergente bioeconomía. Posee una amplia y diversa base de recursos naturales y una razonable base de capacidades científico-tecnológicas, e industriales, que son componentes esenciales para el desarrollo de la bioeconomía; y esto ya se está evidenciando en lo que podríamos identificar como desarrollos de primera generación. Brasil prácticamente domina el mercado internacional de etanol – y tiene solidos avances en el campo de la química verde –  y Argentina es un actor importante en biodiesel, como también lo son Colombia, Perú, y varios países de Centro América y el Caribe en base a la palma. Asimismo, ALC es actor en campo de la biotecnología (de los 29 países en el mundo que utilizan tecnologías de modificación genética en 2010, 10 están en ALC). Asimismo, varios de los países de la región (Costa Rica, Colombia, Perú, Ecuador, Brasil, entre otros) son pioneros en las iniciativas basadas en la valorización de la biodiversidad. Sin embargo, la potencialidad de la región solo es explotada en un bajo porcentaje, y un alto porcentaje de la biomasa disponible esta subutilizada o simplemente tratada como desechos o residuos.

En un sentido estratégico,  la bioeconomía en ALC tiene un doble papel. A nivel global, la región es un actor crítico para la seguridad alimentaria y energética; al interior de la región, es una oportunidad para el crecimiento económico y el desarrollo rural,  a través de una significativa ampliación de las opciones productivas y energéticas, que impulsen una mayor agregación de valor. De hecho se da una profunda redefinición de las tradicionales relaciones entre agricultura e industria,  y una significativa densificación del despliegue de las actividades económicas en el territorio, lo cual ofrece claras oportunidades en términos de generación de ingresos y empleo.

Objetivo. El objetivo es generar conocimiento e información relevante para apoyar el aprovechamiento de  la potencialidad de la bioeconomía en la región, en particular para las economías rurales.

Preguntas a Resolver. Las preguntas a analizar son: (i) Cuál es el desempeño de la actual y potencial de la  bioeconomía en ALC?; (ii) Cuál es el estado de los marcos institucionales y de políticas para el desarrollo de la bioeconomía?; (iii) Cuáles son las estrategias, según las ventajas comparativas de los países, para desarrollar la bioeconomia (e.g., explotación de los recursos de la biodiversidad, eco-intensificación de la agricultura, aplicaciones de la biotecnología, biorefinerias y bioproductos, mejora de la eficiencia de la cadena de valor, y  servicios de ecosistemas; y  (iv) Cuáles son los escenarios más probables a nivel internacional y de la región y las acciones prioritarias en cuanto a políticas públicas e inversiones para aprovechar oportunidades.

[1] http://www.bioeconomy-alcue.org/bioeconomy/index.php?lang=es

[2] La economía circular se basa en una búsqueda de la economía sostenible y cuyo eje central es la regla de las tres “erres”: reducir, reutilizar y reciclar, funcionando así igual que la naturaleza.  La esencia de la economía circular reside en diseñar productos sin desechos, productos que faciliten su desmontaje y su reutilización, así como en definir modelos empresariales para que los fabricantes puedan ser incentivados económicamente para recoger, volver a fabricar y distribuir los productos que hacen. Para un mayor desarrollo ver http://www.ecointeligencia.com/2013/03/economia-circular-y-sus-escuelas/

[3] Ver https://sustainabledevelopment.un.org/post2015/transformingourworld

[4] A la fecha as de 40 países alrededor del mundo han definido estrategias formales para el desarrollo de sus bioeconomías. Ver http://biooekonomierat.de/en/international0/